Artículo 8 | Buscando el planeta ideal

Queridos lectores de Ciencia y Afición, primeramente quiero pediros disculpas por haber estado ausente tanto tiempo, he estado un poco lejos y mis obligaciones me han impedido escribiros, pero mi espíritu y mi mente han estado preparando varios nuevos capítulos, uno de los cuales os presento hoy

Ya no es noticia el descubrimiento de planetas por todo el universo, gigantes gaseosos, al principio, incapaces de albergar vida, luego, planetas rocosos mas pequeños, pero sin posibilidad de vida alguna tal y como la conocemos, y finalmente planetas al rededor de estrellas en orbitas habitables. Algunos cerca, tan solo a unos cientos de años a velocidades razonables, del orden de solo del 20 ó 30 % de la velocidad de la luz

La posibilidad de vida en estos planetas está ligada a dos factores importantes, la temperatura y la atmósfera, que deben ser las adecuadas
La temperatura, que depende exclusivamente de la proximidad del planeta a su estrella, debe ser ser compatible con el agua en estado líquido. El rango de temperaturas, que depende entre otras cosas del tipo de órbita del planeta, influye de manera significativa en la variedad de seres y vivos, así como en la composición y establidad de la atmósfera. de su atmósfera. s
las adetal que contenga oxígeno y vapor de agua en proporciones adecuadas para todos los seres vivos potenciales del planeta, esto incluye a vegetales, microorganismo unicelulares, virus, etc.
-En cuanto a la atmósfera, su composición depende tanto de la temperatura, como ya hemos dicho, como del tamaño del planeta. Los fenómenos de evaporación-condensación del vapor de agua, la solubilidad de los gases, y la presión atmosférica, dependen de la temperatura. También la presión atmosférica depende de la gravedad, por ello en la composición de la atmósfera es igualmente importante el tamaño del planeta ya que su efecto gravitatorio es el que retiene los gases a su alrededor, influyendo su estabilidad. Un planeta pequeño dejará escapar los gases procedentes del vapor de agua y de las demás reacciones geofísicas según su composición, quedándose sin atmósfera debido a la falta de gravedad. En uno excesivamente grande será densa con gran cantidad de gases distintos y elevada presión atmosférica. La atmósfera depende pues en gran medida del tamaño del planeta

La búsqueda, pués, de planetas habitables susceptibles de poder ser colonizados, debería limitarse a los parecidos a la tierra en cuanto a tamaño y distancia a su estrella, que a su vez debería también parecerse a nuestro sol. Ésto, podría en principio parecer arbitrario, pero es la única forma de asegurar que los planetas candidatos pueden garantizar la presencia de agua líquida, temperatura adecuada, y una atmósfera, a priori respirable.
Localizado el planeta y analizada su atmósfera será el momento de programar la misión espacial que tiene que llevar al equipo sobre el planeta para el trabajo
Ir a La Misión Espacial (...)

Llegado este punto conviene parar y reflexionar un poco:
Tenemos localizado un planeta habitable
Tenemos un equipo de gente a punto de aterrizar en él.
¿Que tienen que hacer allí?

Sabemos que que una vez que la missión comience no podrá detenerse, por tanto todo el plan y sus objetivos deben estar muy claros para cada uno de los miembros del equipo. Es un viaje sin retorno, se van a quedar a vivir allí. Tendrán que procurarse un hogar, primero para ellos y luego para sus descendientes, y dejar abierto un camino para la llegada de futuras misiones.

El éxito depende no obstante de la capacidad de adaptación, lo que incluye especialmente la preparación y la resistencia frente a las enfermedades endémicas

Llegada y adaptación

Antes de entrar a desarrollar con más detalle el proyecto de la colonización de planetas conviene plantearse cual es el objetivo final real y si conviene, llegado el caso, entrar en contacto con la civilizaciones indígenas.
Motivos éticos evidentes aconsejan evitar, en caso de civilizaciones avanzadas, este contacto en que podría comprometer ambas partes. ¿Que podría aportar la misión a una hipotética civilización avanzada?. Dicho esto resulta evidente que antes de establecer la misión hay realizar, a demás de los estudios planetarios y geográficos, uno acerca de las formas de vida inteligente que el planeta objetivo pudiera albergar, escogiendo preferentemente aquellos que no la tengan o en su caso esta sea muy primaria.
Como en general el desarrollo de la vida inteligente está relacionada con la antiguedad del planeta nosotros, por ejemplo, deberíamos escoger planetas mucho más jóvenes que la tierra, en nuestro caso 100 ó 200 mil años más jóvenes.

El punto de aterrizaje

Éste tiene de haber sido escogido de antemano a partir del estudio detallado de la superfície, suficientemente lejos de poblados o asentamientos habitados por civilizaciones indígenas, si existen, y animales peligrosos. Preferiblemente el sitio deberá estar en una zona de temperatura comfortable con abundante agua potable en los alrededores.

La nave de aterrizaje será el primer hogar. Suficientemente grande y equipada se abastecerá por si misma de energía y alimentos hasta que la tripulación pueda establecerse en el exterior. Este periodo depende en gran medida del lugar escogido, y tiene que planearse con total exactitud antes que la nave de aterrizaje haya abandonado la nave nodriza.

El primer paseo

El primer paseo será obligatoriamente con traje estanco para evitar posibles enfermedades por contaminacion por contacto o respiratoria. Consistirá en la toma de muestras de la atmósfera, suelo, y objetos relevantes de los alrrededores, vegetales, rocas etc, para el análisis químico y biológico, tanto de los gases de la atmósfera como del plovo en suspensión y otras partículas provinientes de los vegetales, etc.
El paseo se completará con un examen visual exaustivo

El riesgo de enfermedades endémicas

Antes que otros riesgos como ataques de animales, caidas o acidentes hay que hay que considerar en primer lugar, el riesgo de contraer algunas enfermedades endémicas. La probabilidad de encuentrer en la atmósfera del planeta gases nocivos, bacterias, o virus capaces de enfermar rápidamente a los exploradores es extremadamente alto. Por tanto hay que ser muy conscientes de que el primer riesgo son las enfermedades o intoxicaciones que podrían ser contraidas al respirar en el exterior de la nave.
Para minimizar este riesgo deberá haberse completado, previamente al lanzamiento de la misión, un estudio biógico de la atmósfera y del suelo del planeta mediante el envío previo de una sonda no tripulada. Dicho estudio debería permitir aportar a la tripulación todos los anticuerpos adecuados para dotar a su sistema inmunitario de los mecanismos para evitar el deasrrollo de las enfermedades endémicas del planeta. El resultado de los análisis in situ servirá para confirmar que la tripulación está correctamente "vacunada". Mientras tanto hay que considerar que el riesgo de contraer enfermedades respiratorias es elevado.

En tanto en cuanto no se confirme la resistencia a los agentes patógemos por vía respiratoria los paseos deberán ser con traje estanco, y la nave será mantenida "esteril".

La Clonación

Bien, este aspecto por su especial importancia será tratado, queridos amigos en un próximo capítulo

Queridos lectores, un cordial saludo

M. Patanou